19 de septiembre de 2008

Guerras

Una de las mejores cosas del trabajo es cuando no trabajamos.


Al menos una vez a la semana aprovechamos la hora de comida para desconectarnos de la publicidad y adentrarnos a la violencia.

Apagamos las luces y ponemos el True Combat Elite. ¡Gritos, muerte y destrucción! Medicina perfecta para deshacer los nudos del cuello y regresar a la realidad con la mente más tranquila. Listos para enfrentar una guerra que si bien no tiene sangre ni balas, es igual de destructiva.

Hoy no jugué, pero aproveché para hacer un dibujo de mis compañeros mientras se mataban y decían muchas groserías.

2 comentarios:

nino espadas dijo...

En un mundo tan sobrado de ella _de violencia_ ya son ganas. En un país donde los asesinos tienen que ser perseguidos por las madres, porque la policía no hace nada, debe de ser acojonante tomarse la violencia como un juego, la sangre virtual no mancha. Saludos.

Barbara dijo...

qué sería del mundo si no hubiera violencia? mmmh... no existiría GTA