9 de diciembre de 2007

Frío

Hace frío en Tijuana y yo no uso chamarra porque es más cómodo tener frío que usar abrigo. Sólo mi papá está en casa, haciendo dibujos sobre terrenos para luego dominar el mundo con edificios y cemento. Mis hermanas se fueron y mi mamá está por llegar. Yo espero a que llegue para que me lleven a la central de autobuses y regresar a Mexicali donde tal vez está lloviendo.

Me gustaría que lloviera en la carretera, aunque realmente habrá oscurecido para entonces.
Cuando venía a Tijuana ví el mejor arcoíris que he visto en toda mi vida. Lo ví en La Rumorosa y era inmenso, con principio y fin muy marcaditos. Sus colores eran totales y generosos. Lo disfruté mucho. En el asiento de atrás venía un papá y un hijo que también lo estaban viendo con gusto. En ese momento sentí como si estuvieramos platicando los 3, aunque ni siquiera nos vimos a los ojos. Es como esas conexiones que todo el mundo debería tener por el simple hecho de vivir en el mismo mundo.

Ya llegó mi mamá, me voy. Espero quedarme dormido y navegar en mi sueño. Anoche pude lograrlo en momentos, pero después se perdía el sueño. Espero que eso de ser onironauta no me lleve a la locura, aunque me encantaría ser como Stephane Miroux.

4 comentarios:

Marcos Legaspi dijo...

hablando de agua y derivados, aguas con el Tsunami que predijeron para Ensenada... :S

se que no estas en ENS, pero quien sabe

Lodi dijo...

Y viste al Lucky Charms???


Se me congelan las manous!

Ariancha! dijo...

la Rumorosa!!!
arcoriris!!!
lluvia!!!

no manches... que afortunado eres....

Guarda el recuerdo para cuando la Ciudad te provvoque esa nausea la que usualmente Causa!!....

guardalo!!!

marisol dijo...

Stephane me asusta.

Yo me parezco más a Stephanie, empezando cosas que nunca va a acabar.