31 de octubre de 2007

Amor Aguacate

Benjamín trabajaba como redactor de subtítulos para una distribuidora de películas francesas. Su trabajo era agradable y relativamente fácil; las únicas dificultades que podía tener era interpretar alguna que otra palabra coloquial, o entender el acento de los sureños.

Tenía una vida placentera, al estilo de los que no se cuestionan mucho el universo y sólo viven al ritmo de las olas del tiempo. Pero un día, Benjamín se enfrentó a algo que cambiaría completamente su percepción de la vida.

Era una película que iniciaba con un dialogo muy extraño, y era responsabilidad de Benjamín traducirlo. El problema no era sólo la dificultad de la frase, sino las preguntas que ésta desataría:

Aime moi comme avocats aiment

El primer problema es que la palabra "avocat" tiene 2 posibles traducciones: abogado y aguacate. Entonces la frase podría ser:

"Ámame como aman los abogados" o "Ámame como aman los aguacates"

Si algo tienen en común los aguacates y los abogados es que de ambos hay muchos, pero es muy difícil encontrar uno bueno. ¿Será ese el significado de la frase en la película? - Se preguntó Benjamín - Ahora, ¿realmente importa el significado de la palabra? A fin de cuentas el amor puede ser muy relativo.

Después de un tiempo, empezaron a surgir cuestionantes más profundas:

¿Cómo espera la chica de la película ser amada sinceramente, cuando pide que la amen de cierta manera? ¿Será que los humanos buscamos patrones de amor predeterminado?

¿Cómo sabemos si el amor es lo que la otra persona nos da o lo que nosotros percibimos como recibido?

¿Los aguacates pueden amar? ¿Cómo podemos saberlo, si no somos aguacates? ¿Las relaciones amorosas tienen jurisprudencia?

Las preguntas de Benjamín continuaron todo el día, hasta que llegó a la conclusión de que su felicidad era falsa.

Renuncio a su trabajo de traductor; fue a un abarrotes y compró un aguacate. Ahora vive en París, enamorado de su avocat; sin exigir amor, sin tener que decirlo con besos, ni palabras. Sólo amar, en un lenguaje... que no necesita traducciones.

Nota: si alguien sabe francés y tiene la forma correcta de la frase de la película, se aceptan comentarios.

8 comentarios:

Lodi dijo...

Pedro, prometo que le preguntaré a mi professeur de français.

Y yo quiero ser traductora :S

PeNy!! dijo...

Que buen post amigo pedro =)
que estes bien

yo amo los aguacates pero en las tortas de jamon :P

Puckis dijo...

yo prefiero el guacamole

52X Max dijo...

yo siempre ke voy de compras, exprimo y apachurro todos los abogados, hasta ke encuentro uno ke no está ni muy verde, ni muy maduro, ni muy duro, ni muy blando, y ke no sea tan caro

esos son los mejores abogados para hacer guacamole

Lodi dijo...

Dijo la profe que puede ser cualquiera de los 2, pero C'est un bizarre!

Y es "Aime moi comme..." no comment :)

Naxhi dijo...

Trata de un lenguaje sin palabras, creo que el amor ni se raciona ni es racional.

Aurevoir!

Werfanita dijo...

disculpa.. pedro.. me gusta tu blog ty me tome la libertad de poner un vinculo de mi blog al tuyo . espero no te moleste en caso de que si . .hazmelo saber..

Mishkah dijo...

Dicen mis compas franceses que como sea está bien, pero que hasta donde ellos saben los aguacates saben mejor.

\m/