1 de febrero de 2008

Sobre los fines de semana

Viernes es un señor jorobado. Un hombre viejo haciendo fila para subir a las sillas voladoras; con ganas de salir expulsado y caer al mar. Fresco y lleno de pulpos anaranjados.

Viernes es también un niño. Un niño deprimido a punto de caer a la tumba de su abuelo; con ganas de que los sepultureros lo llenen de tierra.

Creo que me espera un buen fin de semana. Hoy tengo ensayo y tal vez prendamos las luces de colores que dan vueltas. Mañana tocamos y el domingo iré a tomar fotos con mi chica. Fotos del atardecer, de los niños felpa y su cabello feliz.

Cuando se cuestionen el significado de la vida, recuerden pensar en los fines de semana. Es un síntesis de la existencia: trabajar de lunes a viernes para poder disfrutar el sábado y el domingo.

5 comentarios:

Kaleidoscopico dijo...

ha de saber rico comeré azul.

"Tatu, el 3" dijo...

es buena la analogía.w

Newton dijo...

escrito sinestesico... muy amable

saludos

Mielina dijo...

¿Existe cabello feliz sin queratina?

Saludos.

¡CristianVida! dijo...

Bien. No sé por qué escribo, tal vez por el punto de vista muy parecido y es que la rutina se hace más pesada cuando se está latente... Por eso la gente muere más joven, aunque he visto a muchos paseando por La Alameda.