22 de febrero de 2008

Pie de manzana

Detenernos en la carretera justo cuando empieza a llover. Frenar el carro desconsideradamente, justificándonos con la idea de que la vida es milimétrica y la luna es tan egocéntrica como tú.

Escuchar Everyday is Like Sunday mientras esperamos a que el color del paisaje se moje y todo sea perfecto para saltar.

Diseñar la vestimenta con la que moriremos, para que las fotos de nuestros cadáveres sean tan artísticas como siempre pretendimos que fueran nuestras vidas. Tan llenas de concepto.

Regresar a mediodía en bicicleta. Detenernos en el restaurante de carretera al que siempre has querido ir. Comer el mejor pie de manzana y sentir ganas de no morir jamás.

A veces dudo si es por siempre, pero si cada momento es para siempre ¿qué caso tiene cuestionarlo?

2 comentarios:

seigi ac dijo...

entonces es verdad que eres el famoso telepedro! xD

post interesante, aunque medio cifrado =)

ya tienes un nuevo lector.

salu2

Mielina dijo...

Cuando se detenga en la carretera no coma pollo, aunque sea amarillo.