29 de noviembre de 2007

De perros y gatos

Intento contestarme una pregunta que sólo me importa a mí y que realmente no es relevante, pero es curiosa. Tal vez interesante, quizá demasiado común, o posiblemente es una pregunta que no debería formularme porque la respuesta es intrascendente.

La pregunta es sobre cómo reacciono ante la soledad y la compañía, y no me refiero a la compañía de una pareja, sino a la presencia de personas durante el transcurso de mi vida cotidiana. En otras palabras, vivir solo o vivir acompañado.

Podría decirse que he experimentado 4 formas distintas de vivir: 1. Con mi familia, 2. Con mi abuela, 3. Con un bola de desconocidos en Canadá y 4. Solo en un departamento. Y realmente no he sentido ningún cambio significativo en ninguna de las situaciones anteriores. Entonces la pregunta sería: “Soy insensible a los cambios –o sea, no me afectan- o simplemente no me doy cuenta de ellos?”

La primera respuesta (“soy insensible a los cambios”) quiere decir que mis sentimientos y mi forma de ver las cosas son siempre iguales sin importar dónde y cómo viva; y que mi procesos de cambio y evolución son independiente de este factor. Y la segunda (“no me doy cuenta”) quiere decir que sí sufro cambios debido a la forma en que vivo, pero no los noto a simple vista.

Realmente no pretendo llegar a ningún lado con esto; lo más probable es que la respuesta sea la segunda. De cualquier manera no me sirve de nada saberlo.

Creo que las cosas que te hacen cambiar y madurar no tienen que ver mucho con la forma en la que vives, sino con la actitud con la que lo tomas. O sea que alguien dependiente, no dejará de serlo solamente por irse a vivir solo en una isla; y alguien que decide ser independiente no necesita irse de casa para lograrlo.

No hay nada muy valioso (ni novedoso) en esta reflexión, pero fue lindo escribirlo y compartirlo. Si a alguien le pasa igual o al revés, pues puede comentar. Bye.

5 comentarios:

Lodi dijo...

Ps yo he pasado:

1. Vivir con la familia.
2. Vivir con mi amá.
3. Vivir en otro país con mis hermanas.
4. Vivir con mis papás.
5. Vivir con mis hermanas y cunhado.


A mi sí me afectan los cambios :(

Ariancha! dijo...

seeee, la soledad.. se siente cuando te sientas a comer.. y solo hay un plato, una cuchara, un vaso... y una silla, cuando tienes fiebre y no hay quien te cuide...

Es una sensacion algo absurda por que tal ves es ahi.. cuando influye la compañia de personas en el transcursO de la vida... es decir.. experimentas la soledad hogareña pero "amigisticamente"
t0do esta bien... jeje mas absurdo es estar solo hogareñamente y estas rodeado de gente que tambien vive sola....

jeje.. creo que escribo nudos... pero es chistosa la cadenaa....

finalmente... la soledad puede resultar ser la mejor compañia cuando se lee un libro o bebe café...

Alown Senz dijo...

Mmmm. yo he tenido algunos cambios, y debo decir que me doy cuenta que soy una persona demasiado 'domesticada'. Los cambios me cuestan mucho trabajo, así que cuando los aplico lo hago contra mi misma voluntad, para autoobligarme a adaptarme, porque los extremos nunca son buenos.
Saludos
.

Mefistofeles, Cazador de almas dijo...

Lo de la soledad y la convivencia familiar afecta relativamente. Cuando vivia sólo era toda una pasada, pero es de acuerdo al estado animico que sentimos si las paredes nos aplastan... Buen post, me ha hehco pensar en que ya es tiempo de buscar nuevos horizontes a donde mirar.

Saludos de Perú

Ángela dijo...

A mi me gusta vivir sola, yo he vivido:

- Con mi familia
- Con mis abuelos
- Con mi tía favorita en todo el mundo
- Con mi papá
- Con mi mejor amiga
- Con mi pareja

Y ahora es cuando logro valorar mi espacio y la libertad de levantarte a la hr que quieras, tener un orden de TUS cosas y poder andar desnuda sin que alguien te critique.

Y a decir vdd yo tampoco he notado grandes diferencias en todas esas etapas. Será que soy tmb insensible?