4 de julio de 2007

El culpable de mi destino no soy yo.


En una de las paredes de la casa de mi abuela hay una foto de mi rostro cuando era bebé. A veces la ignoro, a veces me detengo a verla y, a veces, tenemos esta conversación:

-¿Quién decidió en lo que nos convertiríamos: tú o yo?
-No sé, yo le pregunto lo mismo a él.
-¿A quién?
-Ah, es que tú no puedes verlo, pero él representa para mí, lo mismo que yo represento para ti.
-Entiendo ¿Y qué te responde?
-Lo mismo que yo te acabo de responder.

7 comentarios:

Mel dijo...

Esa foto esta muy confundida..
necesita ayuda profesional

Antonio dijo...

Tu amas a Euclides?

lulys dijo...

aveces nos tenemos k salir del camino, evitando lo k teniamos planeado...

meli dijo...

dificil y divertido es encontrarnos con nuestro pasado.... }}saludo..

Mujer robot dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!

Erdrick Gounier dijo...

Eres afortunado!!!! En mi casa no hay fotos de bebés... de ningún tipo, vaya... en los albums sí, pero por las paredes no. Y qué mejor que tu abuela te brinde ese honor!!

Saludos Pedro!!! Ya me borraste del msn?

Apenas que te iba a sugerir unas cositas laborales, buhhh buhhh

((JaN!s...*)) dijo...

hablas con las fotos... freaky