9 de junio de 2007

Fantasmas en el pasto


Hay días en los que los números parecen no importar, como cuando en el kinder le daba una moneda de quiensabecuantos pesos a la señora de la tiendita, diciéndole - deme para lo que me alcance-.

Hoy los números importan un poco más, pero nunca importarán lo suficiente como para negarle un juego de bebeleche a un morrón.

El tiempo es oro, sólo cuando estás con los que no piensan eso.

3 comentarios:

((JaN!s...*)) dijo...

yo siempre pongo a chile tomate y cebolla a que jueguen a meterle la pata en la hoya... o algo asi =S

hebem0nirap dijo...

a l0 mej0r es e m0rr0n es amig0 de dulce
=)

mismilcosas dijo...

Sabias palabras amigo!!
El tiempo y el oro, una de las cosas mas efimeras y valiosas q hay...
Un saludo